I'm a butterfly...

 
 

Siempre he pensado que las cosas no pasan por casualidad, todo tiene un porqué, un propósito.

 
 
 
 

Desde hace unos días me había estado pasando algo muy especifico, me había estado encontrando con mariposas.

A veces solo escuchaba la palabara y otras literalmente las veía ya sea en vivo o en imágenes

 
 
 
 

Me pareció muy curioso tanta coincidencia que sabía que algo tenía que significar. Sin analizar tanto, bastó con googlear la palabra mariposa y darme cuenta de que se trataba todo este alboroto: La metaforfosis.

No es algo nuevo saber del proceso de las mariposas. Pero, cuan increíble es la metamorfosis de estos insectos, que empiezan siendo una oruga que se prepara para salir y finalmente mostrarle al mundo lo que es, una hermosa mariposa (tan solo imaginar semejante belleza, se me ponen los pelos de punta)

 
 

Pues bueno, me di cuenta que era exactamente lo mismo que me estaba pasando a mi, estaba viviendo mi propia metamorfosis.

Hace unos meses empecé la aventura de crear una nueva imagen para mi blog y dejar de verlo como solo un pasatiempo. Aunque pareciera fácil, o algo sin importancia, no lo fue. En el camino me surgieron demasiadas dudas y tuve situaciones que me hicieron saber lo que necesitaba, lo que no era para mí y también lo que quería hacer en mi vida.

En cuanto estaba leyendo las etapas por las que pasan las orugas para convertirse en mariposas, no pude evitar compararlas con mis experiencias.

 
 
 

Leí que en su primer etapa es en donde el huevo se embriona para que nazca la oruga. Luego viene la etapa donde la larva se dedica únicamente a alimentarse y se va convirtiendo en oruga.

Después de esto, la oruga se encierra dentro de una cápsula protectora conocida como crisálida o pupa. Dentro de la crisálida la oruga permanece inmóvil y sin alimentarse, mientras ocurre la metamorfosis y al final la mariposa adulta aunque se encuentra extremadamente frágil, con las alas pequeñas y húmedas, después de unos minutos sus alas se estiran y fortalecen completamente, comenzando así la mariposa su maravillosa vida como un insecto alado.

 
 
 
 

En mi caso, el huevo lo veo como la idea, el momento en el que dije: Esto quiero y aquí voy.

Para mí fue uno de los retos más grandes, tomar en serio lo que había estado haciendo por años solo por diversión y amor.

 

Así como la oruga, estuve preparándome, y alimentándome de nuevas ideas que fueran de gran utilidad para compartir, ya sea nuevos looks, nuevas tendencias y una nueva manera de expresar el mundo de la moda desde mi punto de vista.

 

Algo que leí y me encantó fue "Como parte de su crecimiento, las orugas necesitan mudar la piel varias veces”

Durante este proceso tuve que pasar por varios filtros de cosas y personas, para quedarme con la gente que me apoya y que tiene buenas intenciones, pero también en el camino descubrí quien no las tenía. Tienes que pasar por estas etapas para poder crecer, tiene que doler, tiene que cansar y tiene que costar para que al final valga la pena.

 
 
 

Fue mucho tiempo de trabajo, no solo mío, si no de las personas que se involucraron y creen en lo que hago, todas esas personas fueron quienes alimentaron el capullo.

Finalmente ya estaba todo listo. Creí que ya estaba preparada, ya había terminado todo lo necesario y de repente, me sentí agotada. 

Les ha pasado que están en finales, entregando proyectos, estudiando para sus exámenes y ya cuando todo pasa, se quedan quietos, ya no hay nada que hacer, solo descansar y esperar el resultado final. 

Pues creo que eso me pasó a mi. curiosamente la semana antes a publicar la página, me entró un bloqueo total de mi vida. Sentía que tenia cosas que hacer pero en realidad ya no las tenía, ya lo había hecho todo. No tenía ganas ni de salir de mi casa y duré toda una semana entera sin ver la luz del día.

Cuando terminó esa semana tan extraña, recordé esa etapa, en donde la oruga, ya después de haberse alimentado y preparado, ya no tiene nada que hacer mas que quedarse quieta y esperar a que la naturaleza haga su función.

Después de eso tuve un fin de semana de muchos aprendizajes y el lunes siguiente desperté con una energía inexplicable, desde que desperté todo salió de maravilla. Ese lunes es hoy, este momento preciso en el que estoy escribiendo estas palabras.

Salí de mi bloqueo mental y emocional y finalmente me siento muy contenta, como si tuviera alas.

 
 

Este proceso fue el cómo tomar la decisión de dejar de bloggear por hobby, para empezarlo a hacer parte de mi vida. Pero creo que todos tenemos nuestra propia metamorfosis, a veces, hasta más de una. En nuestra carrera, en el amor o en cualquier etapa de la vida. 

Creo que la vida me estaba diciendo que ya estaba preparada, que todo en lo que trabajamos ya estaba listo y que no me preocupara por lo que venía, el camino me mostró que iba bien.

 

Todo es sembrar, alimentar y aprender, ser pacientes y al final, florecer.

Your wings already exist, all you have to do is fly
 

Photos by: Michelle Lartigue

Ana BeniaraComment